LEY 14/2013. REGIMEN ESPECIAL DE IVA DEL CRITERIO DE CAJA

CIRCULAR 7/2013.
REGIMEN ESPECIAL DE IVA DEL CRITERIO DE CAJA

La ley 14/2013 de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores, ha introducido una importante novedad en el IVA: el nuevo régimen especial del criterio de caja, en aplicación del cual, los sujetos pasivos, personas físicas o jurídicas, que se acojan a él, podrán demorar el ingreso de las cuotas hasta el cobro efectivo de las facturas que hayan emitido.

Este régimen especial, que  comenzará a aplicarse a partir del día 1 de enero de 2014, ha sido desarrollado por el RD 828/2013, de 25 de octubre, siendo sus aspectos más relevantes los siguientes:

CONTENIDO DEL REGIMEN:

-   El IVA se devengará, y por tanto habrá de ser declarado, en el momento de su cobro  parcial o total.

-  Si no se hubiera cobrado antes del 31 de diciembre del año posterior, se entenderá devengado en  esa fecha.

-  El derecho a la deducción del IVA nacerá en el momento de su pago parcial o total o, si este no se produjera antes, como máximo el 31 de diciembre del año posterior.

-  La deducción podrá ser practicada dentro del plazo de 4 años a partir del nacimiento del derecho ( pago parcial o total, o del 31 de diciembre año posterior ).

-  Existe obligación de acreditar el cobro o el pago, parcial o total, de las facturas.

 

REQUISITOS:

-  Sólo podrán acogerse los sujetos pasivos cuyo volumen de facturación en el año natural anterior no haya superado los 2.000.000 de euros.

-  Si no se hubiera desarrollado la actividad durante el año natural anterior completo, el importe del volumen de operaciones se elevará al año.

-  Durante el primer año de ejercicio de la actividad se podrá optar por este régimen.

-  Para la determinación del volumen, se tendrán en cuenta las operaciones devengadas como si no les hubiera sido de aplicación el criterio de caja. 

- No podrán acogerse los sujetos pasivos cuyos cobros en efectivo respecto de un mismo destinatario superen los 100.000 euros.

-  No es de aplicación a:

  o  Los regímenes especiales, entre ellos al  régimen simplificado ( módulos ), al de recargo de equivalencia y al de agricultura, ganadería y pesca.

  o  Las entregas exentas de los artículos 21 a 25 de la Ley del IVA.

  o  Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.

  o  Los supuestos de inversión del sujeto pasivo de los números 2º, 3º y 4º del artículo 84 de la Ley del IVA.

  o  Las importaciones y operaciones asimiladas.

  o  Los autoconsumos de bienes y servicios.

-  Cuando lo sujetos pasivos acogidos a este régimen especial, superen en el año natural cualquiera de los límites citados, quedarán excluidos del mismo con efectos en el ejercicio siguiente, pudiendo acogerse de nuevo en los ejercicios sucesivos a aquel en que vuelva a cumplir los requisitos.

-  Los sujetos pasivos no acogidos al régimen especial del criterio de caja, pero que sean destinatarios de operaciones incluidas en el mismo, por estar acogido a este el emisor de la factura, solo podrán deducirse las cuotas soportadas cuando se produzca el pago parcial o total de las mismas, estando obligados a acreditar tal circunstancia.

-  Cuando un sujeto pasivo no acogido a este régimen especial modifique, por ser parcial o totalmente incobrable,  la base imponible de un sujeto pasivo acogido al régimen especial, determinará en este último el derecho a la deducción.

 

OBLIGACIONES FORMALES:

-  La opción por este régimen deberá de ser ejercitada en el momento del inicio de la actividad o, si está ya  se hubiera iniciado, antes del 31 de diciembre de cada año mediante la presentación del correspondiente modelo 036.

-  Se entenderá prorrogada año a año, salvo renuncia o exclusión que deberán de ser comunicadas en el mismo plazo y modo que la opción.

-  Tanto la renuncia como la exclusión tendrán efectos durante los 3 años siguientes.

-  En los supuestos de renuncia o exclusión, se mantendrán los criterios de este régimen especial respecto de las operaciones realizadas durante su vigencia.


 

OBLIGACIONES REGISTRALES:

-  En los libros de registro de facturas expedidas y de facturas recibidas habrán de figurar obligatoriamente los siguientes datos:

   o  La fecha de expedición de la operación.

  o  Las fechas de cobro o de pago, total o parcial de la operación, debiendo de existir tantas anotaciones como cobros o pagos parciales se produzcan, las cuales se realizarán en sus correspondientes fechas.

  o  La cuenta bancaria o, en su caso, el medio de pago.

-  Los sujetos pasivos no acogidos al régimen especial de criterio de caja deberán de cumplir con las mismas formalidades respecto de las facturas recibidas de sujetos pasivos que sí que estén acogidos.

-  En las facturas expedidas por los sujetos acogidos a este régimen especial deberá de figurar la mención “ REGIMEN ESPECIAL DEL CRITERIO DE CAJA”.

-  La expedición de las facturas y su asiento en los libros de registro deberán realizarse en los mismo plazos generales que aquellas operaciones no acogidas al régimen especial, sin perjuicio de las posteriores anotaciones derivadas de los cobros o pagos, totales o parciales.

 

CUESTIONES VARIAS:

-  MODELO 347: Existirá una doble declaración de estas operaciones, la ordinaria con los criterios generales de devengo del artículo 75 de la LIVA, conteniendo todas las operaciones del periodo desglosadas anualmente en vez de por trimestres, y otra adicional, también desglosada anualmente, con información específica de las operaciones devengadas según el  criterio de caja.

-  COBROS Y PAGOS PARCIALES: En estos supuestos las cantidades recibidas se considerarán comprensivas de base e IVA. En el caso de que concurran varios tipos en la misma factura, parece razonable considerar la aplicación de un criterio de proporcionalidad.

-  MODULOS Y RECARGO DE EQUIVALENCIA: Aún está pendiente de resolución vinculante de la DGT determinar si los sujetos pasivos acogidos a estos regímenes especiales tendrán limitaciones a la hora de deducir facturas de sujetos sí acogidos. Todo apunta a que no les afectará el criterio de caja.


-  PRORRATA DE IVA: Los sujetos pasivos acogidos a este régimen especial y que deban de aplicar la prorrata, calcularán la misma en cada ejercicio teniendo en cuenta el volumen total de operaciones del mismo, sin aplicación del criterio de caja. En el ejercicio siguiente aplicarán, a las cuotas soportadas no deducidas en el ejercicio anterior por aplicación del criterio de caja, la prorrata definitiva de aquel el ejercicio. Este criterio está pendiente de confirmación por la DGT.

 

CONCLUSIONES:

En nuestra opinión, la opción por el régimen especial del criterio de caja ha de ser valorada de forma individualizada en función la situación concreta de cada empresa, debiendo de ponerse en un lado de la balanza:

-  La mayor complejidad y costo administrativo que conllevará el control y justificación de la aplicación del criterio de caja.

-  Las repercusiones que pueda tener en nuestros clientes esta opción que les vinculará a ellos respecto de nuestras facturas que no podrán deducir hasta que las hayan satisfecho. Esto llevará a muchas grandes empresas, por razones financieras y administrativas, a seleccionar proveedores no acogidos a este régimen especial.

-  No se ingresará el IVA no cobrado pero tampoco se deducirá el IVA no pagado, por lo que se deberá analizar si financieramente compensa o no la mayor complejidad administrativa de este régimen.

En el otro lado de la balanza, lógicamente habrá de figurar la potencial rentabilidad financiera, ya que no se tendrá que ingresar el IVA hasta que efectivamente se haya cobrado del cliente, a título de ejemplo:

-  Esta rentabilidad puede darse cuando se trabaja para Administraciones Públicas, cuyas demoras en los pagos son dilatadas.

-  También cuando se trabaja para grandes empresas que usualmente operan con vencimientos que exceden de los regulados en la ley que regula la morosidad, máxime cuando se trata de un prestador de servicios con poco IVA deducible o cuando el pago de este se realice habitualmente mucho antes de recibirse el correspondiente cobro del cliente.

Por el contrario, si existe un calendario de cobros y pagos equilibrado, por ejemplo cuando el cliente principal es el consumidor final, no parece apropiado el optar por este régimen especial.

Finalmente habría que tener en cuenta también la opción alternativa, del artículo 80.cuarto de la Ley del IVA que nos permite “abonarnos” las cuotas de “imposible o dudoso cobro” a partir del 6º  o del 12º mes de su impago, según se trate de pymes o de grandes empresas.

 

                                                                                                                               ALTAIR levante asesores SLP


INFORMACION: La presente circular es un resumen informativo que no constituye asesoramiento profesional ni genera ninguna expectativa de responsabilidad en relación a la información u opiniones en ella contenida.

Dónde Estamos

C/ Cura Garcia, 1-A local D - 03650 Pinoso. Alicante | Tel: +34 96 547 84 79 | Fax: +34 96 547 73 40 | Email: info@altair-asesores.es

JLV Extension